Participación en las Jornadas de Pastoral Juvenil de Guadix: “los jóvenes, la sal y la luz de las cofradías”

El pasado fin de semana algunos jóvenes colaboradores de la Delegación de Pastoral Juvenil de Sevilla, invitados por el secretariado de Infancia y Juventud de la Diócesis de Guadix, nos desplazamos hasta esta diócesis granadina para participar en las jornadas de juventud que con tanto cariño habían preparado. Desde la Pastoral Juvenil de Guadix querían contar con nuestro testimonio en estas jornadas y nos lanzaban un importante pero a la vez precioso reto: hablar a los jóvenes de esta Diócesis sobre el papel de los jóvenes en las hermandades y cofradías.

El coloquio tuvo lugar la tarde del viernes 20 en el Colegio de la Presentación de Baza. Allí nos encontramos los jóvenes de Sevilla junto con los componentes de los distintos grupos jóvenes y otras realidades de la Iglesia que trabajan con la juventud cofrade en la Diócesis de Guadix. Fue un encuentro muy enriquecedor, donde también nosotros pudimos conocer otra forma de vivir las hermandades y cofradías fuera de nuestra provincia. Surgieron temas muy interesantes: como la participación de los jóvenes en los cultos y en la vida cotidiana de la hermandad, la labor asistencial y social que muchos grupos jóvenes realizan para poder ayudar a quienes más lo necesitan, por ejemplo, la entrega de juguetes para los niños de familias más humildes al llegar la Navidad o la organización de las colonias de verano que muchas hermandades del Rocío realizan. También dedicamos una buena parte del coloquio a charlar sobre nuestra formación en el seno de las hermandades, sobre cómo los jóvenes queremos ser Iglesia y tenemos inquietudes por mejorar como cristianos.

Al acabar este coloquio saqué una conclusión: las hermandades y cofradías de Andalucía tienen una riqueza enorme en sus jóvenes y lo importante no es la cantidad de personas que conformen un grupo sino la calidad de los mismos, las ganas de ser grano de trigo y morir en la tierra de otros jóvenes para dar fruto en ellos y testimoniar en todas partes el inmenso amor que Cristo siente por nosotros.

En las hermandades conocemos bien la Pasión de Cristo, sabemos que Él se entregó y dio su vida por nosotros, pero también conocemos el gran final… ¡Cristo resucitó! y es la mayor alegría que un joven puede tener para vivir día a día su fe y contagiarla a todos los que nos rodean.

Desde estas líneas, la Delegación de Pastoral Juvenil de Sevilla, agradecemos la invitación que nuestros hermanos de la Diócesis de Guadix nos hicieron para participar en estas jornadas de juventud, donde nos permitieron hablar sobre cómo muchos jóvenes de Sevilla vivimos nuestra fe a través de las hermandades y cofradías y donde nos sentimos como en casa y disfrutamos mucho conociendo a los jóvenes cofrades accitanos que sin duda quieren hacer mucho lío y que son sal y luz para todos dentro de las hermandades y cofradías.

Juan Miguel Gómez Muñoz