El Sínodo de los JóvenesEl Papa necesita tu opinión

El pasado mes de enero el Papa presentaba el material con el que se prepararía el próximo Sínodo de los Obispos, que se celebrará en octubre de 2018, dedicado a LOS JÓVENES, LA FE Y EL DISCERNIMIENTO VOCACIONAL.

En la carta de presentación el Papa nos decía directamente a los jóvenes: “he querido que ustedes ocupen el centro de la atención porque los llevo en el corazón”.

Y es que el Papa Francisco, como toda la Iglesia, tiene predilección por los jóvenes y por eso se preocupa por nosotros. De ahí que la juventud y su experiencia de la fe sea el objeto del Sínodo. Sin embargo, para que este acontecimiento tan importante dé auténticos frutos, tu colaboración es fundamental.

Se trata de algo muy sencillo: responder a un simple cuestionario (no serán más de cinco o seis minutos) desde el que se pretende poder conocer la verdadera realidad de los jóvenes de todos los países.

¿Te animas?

El Papa cuenta contigo.

“En Cracovia, durante la apertura de la JMJ, les pregunté varias veces: «Las cosas, ¿se pueden cambiar?». Y ustedes exclamaron juntos a gran voz «¡sí!»”.

Esa es una respuesta que nace de un corazón joven que no soporta la injusticia y no puede doblegarse a la cultura del descarte, ni ceder ante la globalización de la indiferencia…

Un mundo mejor se construye también gracias a ustedes, que siempre desean cambiar y ser generosos. No tengan miedo de escuchar al Espíritu que les sugiere opciones audaces, no pierdan tiempo cuando la conciencia les pida arriesgar para seguir al Maestro.”

Carta del Papa a los Jóvenes con Ocasión de la Presentación del Documento Preparatorio para el Sínodo de los Obispos

¿Comenzamos?

Sólo tienes que pinchar sobre el botón correspondiente para responder al formulario, dependiendo si eres un joven o un agente de pastoral juvenil (sacerdotes, religiosos, catequistas, acompañantes, responsables…).

Te garantizamos que todas las respuestas se utilizarán para elaborar un informe que se remitirá a la Conferencia Episcopal y desde allí al propio Sínodo.

¡Demostremos juntos que la Iglesia es joven!