Visita a Santa María la Blanca en las Noches de Viernes de Cultura y Fe

Santa María la Blanca fue la iglesia elegida para la Noche de Viernes de Cultura y Fe del mes de enero. Un grupo de jóvenes procedentes de distintas realidades pastorales acudieron a la cita cuyas plazas se agotaron en pocas horas.

Ángel Canca, vicario parroquial, junto con Fran, el sacristán, guiaron a los jóvenes a través de la larga y rica historia de esta iglesia que fue mezquita y sinagoga antes de ser adaptada como templo cristiano.

La visita conjugó cultura y oración. Con la lectura del salmo 61 y la explicación de la profusa decoración bárroca dio comienzo la visita.

Las yeserías de motivos florales y frutales sobre fondo oro de las bóvedas, de Pedro Roldán y ejecutadas por los hermanos Borja, con la decoración al temple hasta el zócalo de los azulejos, conforman un programa iconográfico completo que evocan la gloria celestial, alaba las virtudes de la virgen y sugiere la caída de la nieve, del maná, de la Eucaristía. Punto en el que se hizo un momento de silencio y oración en el que los jóvenes reflexionaron sobre el significado de la Eucaristía en sus vidas.

 

La Piedad (1564), óleo sobre tabla de Luis de Vargas, que conformael cuerpo central del retablo del mismo nombre en la nave del Evangelio, junto con las pinturas de Murillo, especialmente La última cena (1650), el único original que queda en la iglesia, fueron los otros elementos protagonistas de la visita a Santa María la Blanca que finalizó en la Capilla del Sagrario con la lectura de un pasaje del evangelio y un momento de oración.