Bienaventurados los agradecidos

Casi dos meses después de iniciar el camino a la Jornada Mundial de la Juventud de Cracovia, todos los peregrinos nos reencontrarnos para compartir vivencias, recuerdos, anécdotas y para comprobar cómo el Señor ha dejado su huella en nosotros durante esos días que pasamos en Polonia.

“Hemos experimentado de amor de Dios- comentaba Quico Durán, delegado de Pastoral Juvenil-. La pobreza que nos ha hecho libres y capaces de que el Señor sacara lo mejor de nosotros”. “En la JMJ con el Señor, por el Señor, descubristeis la riqueza de ser cristianos, la belleza de la Iglesia universal”, añadía más tarde.

La tarde comenzó con una reunión en los salones parroquiales de la Parroquia de San Sebastián, donde pudimos escuchar los testimonios de algunos chicos. A continuación, celebramos la Eucaristía en la que la palabra que más se repitió (al igual que en la JMJ) fue GRACIAS.

Durante la homilía, Quico nos invitó a hacer presente las palabras del papa Francisco en el Campus Misericordiae: “Ahora vamos a salir y que todo el mundo se entere que queremos ser ricos en el Señor, cueste lo que cueste. Tenemos que poner nuestro pequeño granito de arena, para que este viaje haya merecido la pena”.

Y es que este viaje no ha hecho más que empezar. 😉

[Best_Wordpress_Gallery id=”8″ gal_title=”Misa de acción de gracias por la JMJ 2016″]