En Valladolid con #los40 – Seminario Nacional con Jóvenes

Javier Garrido (19  y en la foto bajo las letras de Seminario Nacional) y Juan Pedro Chívite (18 bajo el 0 de 40 y junto a Javier), son dos jóvenes catequistas que participan activamente de las iniciativas de pastoral juvenil, voluntariado, formaciones, teenstars y muchas acciones evangelizadoras en la Parroquia de San Juan Pablo IIa la que pertenecen en Montequinto (Dos Hermanas, Sevilla). Representando a la Delegación de Pastoral Juvenil de Sevillahan participado durante los días 29 de Febrero y 1 de Marzo en Valladolid en El Seminario Nacional de Jóvenes convocado por el Departamento de Pastoral de Juventud de la Conferencia Episcopal Española.

Este seminario reúne a 40 jóvenes ( #los40) en representación de las diócesis españolas, de las distintas congregaciones religiosas, institutos seculares y movimientos de ámbito nacional. Esta iniciativa anual surgió a partir del Sínodo dedicado a los jóvenes y trata en un espíritu de sinodalidad, de compartir durante dos días las conclusiones que la Exhortación “Christus Vivit” del Papa Francisco ofrece para llevar adelante los trabajos de la pastoral con jóvenes como: Primer Anuncio, Acompañamiento, Discernimiento, Procesos Formativos. En esta ocasión el tema propuesto para el encuentro #los40 fue: “La comunicación de la verdad de Jesús”. La metodología es siempre la escucha, diálogo, oración, celebración y sobretodo convivir, para poder compartir la misión desde la comunión como una verdadera comunidad que camina desde la diversidad, pero siempre unidos en el Señor.

En palabras de Juan Pedro: “hemos destacado la idea de tener una iglesia viva, tomando conciencia de que la iglesia somos nosotros, cada uno y también en los jóvenes. Hemos podido comprobar las distintas realidades que hay en toda la geografía española. El norte vive una realidad muy distinta al sur. Aquí estamos acostumbrados a encuentros y peregrinaciones de 200 personas y en otras realidades se reúnen para iniciativas muy pocas personas. Podemos compartir todas las iniciativas porque necesitamos enriquecernos. Destacaría entre los objetivos hablados el uso de las redes sociales y los medios de comunicación digitales. Hay que dar testimonio hablando de joven a otro joven. Estamos en un nuevo paradigma cultural donde los jóvenes tenemos grandes recursos para entrar en contacto con otros jóvenes que ven a la Iglesia lejana o complicada. Con cercanía y desde la amistad podemos ofrecerles por ejemplo si vamos a ir al camino de Santiago que conozcan estas y otras actividades. De hecho, me he propuesto decirles a todo le mundo que sigan al Instagram de la @delejusevilla para que con

ozcan y por lo menos les llegue la información. Lo que sí hemos subrayado ha sido la necesidad del Acompañamiento y la Dirección Espiritual. En esto hemos insistido muchísimo. Es muy necesario tener un acompañante y un guía espiritual. En ocasiones nos sentimos perdidos, las cosas no van bien. Ha sido una gran experiencia tanto para Javier como para mí. Pensábamos que en todos los lugares se vivía lo mismo y está claro que cada realidad es diferente y complicada. Hay que personlizar la fe. Nos pudimos nutrir 
muchísimo espiritualmente entre tanto debate, también teológicamente y por supuesto desde el diálogo fluido de todos con todos. Nos hemos sentido muy cercanos a Dios entre nosotros”.

Entre las iniciativas que se han sugerido para el trabajo tras el Seminario #los40 se proponen seguir desarrollando la comunicación en las delegaciones de pastoral y todos los grupos a partir de los medios digitales institucionales y personales, el testimonio personal en el encuentro, el acompañamiento y dirección espiritual así como propuestas para compartir materiales a través de recursos digitales en la nube. También las quedadas en las redes en torno a un hagstag donde todas las “Delejus” y sus jóvenes participen son ocasión de encuentro. La misma metodología de charlas y debates posteriores ayudó mucho a compartir y sentirse protagonistas. Incluso el debate continuaba fuera de los tiempos previstos.

Juan Pedro y Javier regresan muy contentos y destacan que han aportado frescura tanto porsu edad como por estar cercano los participantes en todos los momentos, con deseos de compartir, animando a todos los que han conocido con el gran mensaje que dejó la exhortación: Cristo Vive y está presente. Para la Pastoral Juvenil de Sevilla estar presente en estos foros la enriquece y a la vez ofrece la oportunidad de dar a conocer su camino pastoral conlos jóvenes en la Archidiócesis de Sevilla. Agradecemos a Juan Pedro y Javeir su testimonio y vivencias. Te recordamos la Escuela Christus Vivit de Acompañamiento Espiritual y Pastoral que la Delegación de Pastoral Juvenil ha puesto en marcha este año 2020 para todos los agentes de pastoral que trabajan con jóvenes.