Seminario Nacional de Jóvenes Post-Sínodo en Valladolid

Ángela Tenorio – Pastoral Juvenil Sevilla

40 jóvenes llegados de todas las realidades, movimientos y diócesis de España se han reunido en Valladolid para trabajar la exhortación apostólica Chritus Vivit

Los días 1 y de 2 de junio, 40 jóvenes llegados de todas las realidades, movimientos y diócesis de España se han reunido en Valladolid para trabajar las conclusiones de la exhortación apostólica Chritus Vivit del papa Francisco convocados por el Departamento de Pastoral de Juventud de la Conferencia Episcopal Española (CEE). El encuentro se ha desarrollado en torno a las cuatro líneas de trabajo que propone el Papa: primer anuncio, procesos formativos, acompañamiento y discernimiento.

En representación de Sevilla y las Diócesis del Sur participó Ángala Tenorio, joven opositora y colaboradora de la Delegación de Pastoral Juvenil.

Tras la oración inicial ante el Santísimo, don Carlos Escribano, obispo responsable del Departamento y padre sinodal, presentó la exhortación como un documento fundamental que deberá desarrollarse en los próximos años pues amplía el horizonte de la pastoral juvenil y su acción evangelizadora a tres escenarios que requieren estrategias diferentes: a los que están, a los alejados y a los ausentes. Y consideró el propio seminario como un espacio de encuentro y comunión, de escucha mutua, para encontrar caminos y proponer nuevos cauces llamados a revolucionar a medio plazo la vida de las parroquias y comunidades.

Los jóvenes dialogaron por turnos, sin intervención alguna de los responsables, que permanecieron a la escucha, sobre el primer anuncio, los procesos formativos, el acompañamiento y el discernimiento

Como introducción a las líneas de trabajo, se propusieron dos mesas redondas en las que se aportaron ideas y experiencias junto con el testimonio de varios jóvenes y, posteriormente, se organizaron las sesiones de “work coffee” por grupos. En estas sesiones, los jóvenes dialogaron por turnos, sin intervención alguna de los responsables, que permanecieron a la escucha, sobre el primer anuncio, los procesos formativos, el acompañamiento y el discernimiento y, por cada uno de ellos, se elaboró un decálogo con las cuestiones consideradas más importantes.

Don Luis Argüello, Secretario General de la CEE, acompañó en el rezo de laudes del domingo a los jóvenes; y Cristina Cons, joven que participó en el Pre-Sínodo en Roma, contó su testimonio. Con la última sesión de trabajo por grupos y una vez recogidas todas las propuestas, se procedió a la puesta en común en asamblea de nuevo abierta a matizaciones.

Caminar juntos hacia los nuevos senderos que debemos recorrer como Iglesia y en el que los jóvenes estamos llamados a ser líderes misioneros.

Dos días para la escucha, el diálogo, la reflexión y también para la convivencia en los que el Espíritu Santo ha guiado a todos y a cada uno de los jóvenes y responsables del seminario en un ejercicio de discernimiento eclesial como herramienta pastoral para caminar juntos como comunidad, siempre unidos en Cristo, hacia los nuevos senderos que debemos recorrer como Iglesia y en el que los jóvenes estamos llamados a ser líderes misioneros.