Nueva Noche para Nosotros en Agosto

... "escribía con el dedo
en el suelo” Jn8,6

Las noches de verano son momentos propicios para la complicidad y la intimidad, para compartir, para charlar... especialmente con los amigos y, como no, con el Señor.

Por eso, en agosto volvemos con una nueva edición de  Una Noches para Nosotros (tú y Él), para que no pierdas la oportunidad de vivir unas horas de encuentro verdadero y sincero con Dios.

Apunta esta cita para el 26 de agosto, como siempre, en la Parroquia de San Sebastián a las 22:00 horas. 

Oración, silencio, música, adoración... podrás estar en la iglesia, pasear por el jardín, confesarte, charlar con algún sacerdote... y sobre todo, disfrutar. Porque ya lo sabes: el Señor estará esperándote.


 

 


Una Noche para Nosotros (tú y Él) en julio

"Nadie tiene amor más grande" Jn15,13

Sabemos bien que el verano es tiempo para descansar, estar con la familia, los amigos, disfrutar... y por eso es, además, un tiempo perfecto para encontrarse con el Señor.

Las convocatorias "Una Noche para Nosotros" pretenden ser eso: un momento de oración, reflexión, adoración y, en definitiva, encuentro con Cristo.

Comenzando a las 22:00 horas y terminado en la media noche, te invitamos a venir a estar con ÉL el próximo 22 de julio en la Parroquia de San Sebastián.

La música, el silencio, la luz, los amigos... todo listo para descubrir que "nadie tiene amor más grande".

¿Te atreves?

 


 


Una noche para nosotros...para terminar el verano

“… y la vida era la luz de los hombres” Jn1,4

Sí, ha sido un verano muy atípico. Y ahora toca volver a una rutina que no se parece en nada a lo que hemos vivido ni podíamos imaginar. 

Por eso te invitamos a una nueva noche de retiro donde dedicar un tiempo a escuchar y hablar al Señor. Sólo Él es la luz que puede iluminar nuestra vida, especialmente ante la incertidumbre. ¿Te unes a descubrirlo?

Esto es una cita, una noche para nosotros (tú y Él). Será el jueves 27 a las 21:45 horas en la Parroquia de San Sebastián. 

Contaremos, como siempre, con espacios para la contemplación, la música, el silencio... tendrás sacerdotes a tu disposición para charlar o confesarte... y como no, Él te estará esperando en la Adoración.