Vive la Palabra

#estoycontigo

En estos días en casa no caben las prisas, el estrés ni los agobios. Hay tiempo para todo, así que ¿por qué no aprovechar para conocer más de cerca a Jesús?

Te ofrecemos a continuación pequeñas meditaciones diarias sobre el Evangelio del día que, de seguro, te ayudarán a descubrir aun mejor Señor y a prepararnos de su mano en este confinamiento.

VIVE LA PALABRA sábado 16 de mayo

«…porque si no me voy, no vendrá a vosotros el Paráclito. En cambio, si me voy, os lo enviaré.».

Ana Almudena es 100% del Señor. Ella lo sabe y no tiene ningún problema en reconocerlo, porque sabe que sólo Él es la fuente de esa alegría constante que contagia a todos.

Por su amor a Jesús ella ama también a la Iglesia. Así, se siente en su propia casa en el Movimiento de Cursillos de Cristiandad o cuando colabora como voluntaria de Cáritas en la Parroquia de Jesús Obrero o en el Hogar de Nazaret. Además, como no puede ser de otra manera, no falta a ninguna cita de la Delegación de Pastoral Juvenil.

Pero ten cuidado: si te pilla distraído, seguro te enreda y terminas, como ella, siendo un “loco de Cristo y de la Virgen María”. Será porque está llena de Espíritu Santo, tal y como hoy nos recuerda con el Evangelio.

 

 

Lectura del santo evangelio según san Juan 16, 5-11


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Ahora me voy al que me envió, y ninguno de vosotros me pregunta: “¿Adónde vas?”. Sino que, por haberos dicho esto, la tristeza os ha llenado el corazón. Sin embargo, os digo es la verdad: os conviene que yo me vaya; porque si no me voy, no vendrá a vosotros el Paráclito. En cambio, si me voy, os lo enviaré.
Y cuando venga, dejará convicto al mundo acerca de un pecado, de una justicia y de una condena. De un pecado, porque no creen en mí; de una justicia, porque me voy al Padre, y no me veréis; de una condena, porque el príncipe de este mundo está condenado».